Una piedra dura más que una vida


La piedra, el peñasco, el risco, la roca, aparentemente están dormidos; aparentemente enmudecen, aparentemente son cosas muertas entre las cosas vivas...

La mano del más primitivo escultor, grabó signos y los signos son lenguaje en esa sustancia mineral, dura y solida.

¿Qué la piedra no ríe?
¿Qué la piedra no siente?
¿Qué la piedra no ama?
¿Qué la piedra no sufre?

Sin embargo su destino es elocuente en la vida de todos los hombres, en todos los tiempos.

No hay Piedra inútil,
¡hay hombres inútiles ante una piedra!


Palabras de mi padre...
Joaquín Gutiérrez Becerril